La familia Adornes

La familia Adornes procede de Génova, Italia. Cuando en el siglo trece Opicius Adornes forma parte del séquito del Conde de Flandes, se establece en Flandes y forma una nueva familia. Rápidamente se integra a la aristocracia local de Brujas y juega un papel importante en la vida administrativa y económica de la ciudad. El descendiente más importante es Anselm Adornes que se convierte en el siglo XV en un influyente hombre de negocios, diplomático e hidalgo. En el mismo siglo la familia desarrolla la finca Adornes que se compone de una mansión, una serie de casas de Dios y la capilla de Jerusalén.

La finca Adornes

Todavía hoy la finca Adornes sigue siendo propiedad de la familia, lo que la hace muy singular. El conde y la condesa Maximilien de Limburg Stirum, entretanto la décimoséptima generación de la familia Adornes, se comprometen fervorosa y plenamente a preservar este patrimonio único de Brujas. Además abren las puertas de la finca a los visitantes. Les quieren ofrecer una hermosa experiencia histórica y cultural prestando atención al carácter íntimo y familiar de este lugar.

La capilla de Jerusalén

La capilla familiar es consagrada en 1429 y está inspirada en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén. La arquitectura, la decoración y las reliquias especiales irradian la gran adoración de la familia Adornes por Jerusalén.

En esta sagrada capilla católica romana la familia sigue celebrando aún hoy en día eventos religiosos, como bautismos. De vez en cuando también se dan conciertos de música clásica o se organizan charlas sobre el patrimonio cultural y arte.

Las casas de Dios
En estas casas de Dios se puede descubrir a través de una película y de una exposición la vida de Anselm Adornes, hombre de negocios, diplomático e hidalgo.

Adornes y el brujense

La finca Adornes ya es un lugar imprescindible de la ciudad de Brujas ya que forma parte de la vida de los ciudadanos de Brujas por casi 600 años. La finca abre sus puertas también a proyectos socioculturales invitando en particular a los residentes de Brujas.

Tomar el té con la familia

La familia Adornes siempre ha sido muy hospitalaria y aún hoy en día continúa con esta tradición con sumo placer. La familia hace lo imposible para recibir a sus huéspedes en las mejores condiciones. Por ello les invita en su ‘Scottish Lounge’ con vistas al jardín, a tomar una copa luego de la visita y seguir disfrutando.